En el segmento livianos, solo los camiones HINO vienen, de serie, con los elementos de seguridad que poseen los autos. Esto deja en claro que la seguridad -tanto del chofer como de terceros- es uno de los pilares de la marca.

 

HINO -Los camiones del grupo Toyota que ahora se comercializan en Argentina-, demuestra en la práctica que la seguridad es parte de su filosofía: además de contar con los elementos de seguridad activa (que busca evitar el accidente) y pasiva (que apunta a minimizar los daños cuando el accidente es inevitable), trae estos elementos en las unidades de serie, no como agregados que hay que adquirir aparte: la gama de camiones,  de serie cuentan con ABS, AIRBAG, barra estabilizadora, cinturón de seguridad de 3 puntos con pretensionador y muchos elementos más.

La cabina cuenta con el diseño de la Tecnología EGIS, Emergency Guard Impact Safety, que permite una deformación programada frente a un impacto como así también la presencia de refuerzos de carrocería que reducen la velocidad de deformación. Otro elemento vital en el desarrollo de la cabina, es la barra anti-incrustamiento ubicada en el frente, que evita que un impacto frontal el vehículo se vaya por debajo de la cabina del camión.

Por otro lado, HINO trabaja con la seguridad de sus camiones también “donde no se ve”, prestando especial atención por ejemplo al sistema de suspensión, que modifica el comportamiento del camión y cómo se agarra la cubierta al pavimento, lo que lleva a que el camión se asiente de una manera distinta.

“La seguridad es parte del leitmotiv de HINO como marca –señala Víctor Moure, Gerente Comercial de HINO Argentina- y busca tanto proteger al chofer y a la carga como al que puede ser impactado. Para eso trabajamos con altos estándares de seguridad, lo que significa que ofrecemos el mejor producto en ese sentido y también que hacemos seguimientos y nuevos desarrollos a partir de las necesidades de nuestros clientes: HINO no ve a la seguridad solo como una cuestión de equipamiento, sino como un proceso de evolución continua”.

Gracias al avance de la tecnología, es posible minimizar riesgos, y en ese sentido HINO tiene proyectos a mediano y largo plazo, según señala Moure: “La compañía está trabajando en desarrollos de seguridad vinculados a la conducción autónoma, que permite mantener un régimen de velocidad adecuado, minimizar los riesgos de una mala maniobra o una frenada innecesaria, sostener una adecuada distancia de frenado, etc”.

Pero HINO va todavía más allá, porque por mucho desarrollo tecnológico vinculado a la seguridad que pueda tener un camión, si el chofer no sabe usar e interpretar esa tecnología, todo será en vano: “Es por esto que en HINO consideramos que la capacitación que brindamos a los choferes es un punto fundamental a la hora de hablar de seguridad, y todos nuestros clientes –compren un solo camión o una flota completa- reciben un módulo de capacitación en manejo económico y seguro”, dice el Gerente.

La seguridad, entonces, está presente en los camiones HINO desde los elemntos tecnológicos, la maniobrabilidad y la capacitación de los choferes que pueden salir a recorrer las rutas en vehículos rendidores, ecológicos y seguros.